Academia Policía Nacional y Guardia Civil

12915 bp-legacy post-template-default single single-post postid-12915 single-format-standard inopol-informa-articulo-destacable-sobre-la-guardia-civil-y-los-hechos-de-ceuta no-js INOPOL informa: Artículo destacable sobre la Guardia Civil y los hechos de Ceuta. | INOPOL - ACADEMIA DE POLICIA Y GUARDIA CIVIL

INOPOL informa: Artículo destacable sobre la Guardia Civil y los hechos de Ceuta.

| Comenta esta entrada

Entre Ceuta y Lampedusa. Por Martín Prieto.

Hace pocas décadas fue famosa la fotografía, realzada por los trazos del gran Mingote, de un Guardia Civil cargando sobre sus hombros a un anciano vasco, rescatándolo de su caserío anegado por inundaciones en Guipúzcoa. Hoy la hipocresía, esposa de la ignorancia y amante del oportunismo, pretende hacernos suponer que en el Colegio de Guardias Jóvenes se les adiestra para disparar a cinco metros un pelotazo en la cara a un negro desharrapado que emerge del mar tras haber cruzado a pie el Sahel. Y, además, ni la física cuántica explica como una dura pelota de dispersión puede romper un flotador de goma.

La balanza del Cuerpo está más inclinada hacia la prevención, la ayuda humanitaria y el rescate, que hacia la represión indiscriminada y bárbara que nos quieren presentar.

La GC se encierra en laboratorios informáticos para desarmar redes pedófilas internacionales, realiza escaladas inverosímiles y nocturnas en este arisco invierno para salvar montañeros o rescatar sus cadáveres, buscar a los despararecidos buceando en aguas cenagosas o yugula con gran riesgo el narcotráfico de las lanzaderas, descontando, por sabido, su papel histórico en el contraterrorismo. Los Guardias Civiles imponen multas pero no son noticia cuando realizan un boca a boca o un masaje cardíaco a los que se van de la vida en una cuneta.

Hace mucho tiempo que lo que menos usa la Benemérita es el arma larga, y el grueso de sus trabajos es más propio de la Cruz Roja o de esas ONG que ahora la debelan (todas gubernamentales) cuyo mayor éxito reside en conseguir empleo innecesario a sus afiliados. A la nómina por el progresismo, mientras un número del Cuerpo del Duque de Ahumada ha de cuidar no hacerse un siete en el pantalón porque los repuestos (como gasolina) tardan en llegar. El inabarcable drama africano de miseria estructural, guerras tribales y Estados fracasados lo resumen los fariseos en el desbordamiento de una dotación de la GC en Ceuta por 400 desesperados subsahelianos o subsaharianos que han permanecido años contemplando por televisión una Europa virtual y engañosa y se dan a un éxodo de miles de kilómetros a pie sin otra impedimenta que la amargura de una vida sin sentido.

En Ceuta no se ha disparado un tiro ni en defensa propia, mientras según diversos cálculos entre el Estrecho y Melilla diez mil desheredados africanos permanecen agazapados prestos a saltar las verjas ante la pasividad de la policía marroquí a la que habrá que sobornar aún más, regalarla medios o financiar su aumento de efectivos. Porque los emigrantes de las uvas de la ira no llegan de Alfa Centauro sino de nuestros queridos vecinos del sur. Hasta las desagradables “concertinas” son objeto de demagogia: son universales, no cercenan o destripan, son solo disuasorias, como los cristales que antes se insertaban en los cantos de las barbas, y no están prohibidas por ninguna convección internacional.

Los lamentables sucesos de Ceuta son un pequeño recuerdo de lo ocurrido en Lampedusa, donde el gatopardísmo es sinónimo de cinímo. Aunque fueron desbordados por errores, los italianos no pidieron estrechar cuentas a los Carabineros y la Guardia Costera, sino a la Unión a la Unión Europea que les había dejado a su altur ante la invasión de libios, sirios y tunecinos que saturaron la isla hasta el punto que se derramó el cementerio y fue preciso exhumar cadáveres para darles tierra en la Península. Ahora una comisaría de la UE amaneza a España con sanciones porque en Bruselas siguen sin mirar el mapa y entender que la frontera sur europea pasa por Ceuta, Melilla y Lampedusa. Ni una ayuda, ni un consejo, ni una dotación, ni un visado para los que logran pasar. Pero si el tsunami negro desembarcara en Marsella habrían movilizado al Ejército.

Las hogueras africanas serán apagadas en origen, o no serán. Como en Lampedusa, el caos móvil de la negritud no se resolverá haciendo populismo barato y subnormal sobre los Carabineros o la Guardia Civil.

INOPOL, con La Guardia Civil.

AVDA DE SALAMANCA Nº 6 ENTRESUELO IZQ.

965 061 863 /629 710 108

03003 – ALICANTE

…………………….

AVDA. LIBERTAD- EDIFICIO ALBA Nº 8 –ENTRESUELO I-H

968 972 632 /664 394 791

30009 – MURCIA

¡Puedes agregarnos a Facebook o Tuenti! (INOPOL FORMACION)

Academia de oposiciones de Alicante
965 061 863622 469 394

Academia de oposiciones de Valencia
962 062 275605 372 551

Academia de oposiciones de Murcia
968 972 632664 394 791

Formación OnLine resto provincias
622 469 394@inopol.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece + diecinueve =